Crecimiento económico que decrece y gastos del Estado que aumentan… Futuro incierto

•PDF••Imprimir••E-mail•

Editorial (Jorge Carozo Barcelona)

El diputado Antonio Chiesa, integrante de Comisión de Salud en la Cámara de Representantes, médico tacuaremboense, reclama en la sesión del 14 de agosto pasado donde se discuten los artículos de la Rendición de Cuentas, que desde hace tres años en todas las estas sesiones se ignoran las mejoras prometidas y sistemáticamente se votan menos inversiones para la infraestructura de la Salud Pública y más recursos para salarios de ASSE, que a su vez no puede justificar contablemente adónde van a parar.

El tema es que, en una votación en la que las mayorías absolutas hacen y deshacen sin control, se aumentan los gastos cuando ya pasó la bonanza y se ve venir una creciente desaceleración, perdiéndose la oportunidad de haber aprovechado los buenos momentos para mejorar esas infraestructuras, en un país donde, según se refleja en el último censo, tenemos una población cada vez más envejecida que necesitará progresivamente una mayor estructura de Salud.

Paralelamente, el legislador sostiene que esos recursos que les solicitan votar para salarios de ASSE, "no se sabe si van a llegar efectivamente a los funcionarios de ASSE o se van perder en algún camino burocrático", ya que según el diputado hay "casi 5 millones de dólares que hasta el momento ASSE no ha sabido encontrar y que surgen de la diferencia entre sus sistemas contables…"

Efectivamente, según afirma el representante por Tacuarembó, Dr. Antonio Chiesa, "hay dos sistemas contables en ASSE y ambos dan resultados diferentes, lo cual sin lugar a dudas no contribuye (…) a que votemos alegremente nuevos aumentos al Rubro 0 de ASSE."

Sostiene que "ve además, con tristeza que siguen sin presentarse otras obras de infraestructura que precisa el Sistema de Hospitales y Centros de Atención de todo el País. No hay calendario de obras, no hay pedido para obras en ejecución, en el momento de mayor bonanza económica, el Estado no está invirtiendo en la infraestructura de la Salud"

Enfatiza finalmente que "lo peor es que no vemos liderazgo ni protagonismo en las políticas de Salud, ni en el Ministerio de Salud Pública, ni tampoco en ASSE. Es más, de hecho, nos animamos a decir que las políticas estratégicas de Salud brillan por su ausencia. ¿Cuál es el camino que se sigue? ¿Cuál es el plan en Salud de acá a 5 años, a 10 años, a 30 años? No lo sabemos, porque no existen".

Estas expresiones, proviniendo de un experto en el sistema de Salud, que fue Director del Hospital de Tacuarembó habiendo sido precursor de sus mejoras que luego ha seguido exitosamente el Dr. Ciro Ferreira, posteriormente Director Departamental de Salud en Tacuarembó, son un llamado de atención más de los daños que pueden provenir de una mala gestión de algo tan sensible como la Salud Pública, tan importante para nuestra sociedad. Y lo que es peor, mirando objetivamente éste y otros problemas gravísimos que está teniendo nuestra sociedad, el mayor peligro que vemos es que aquellos que hoy están al frente del gobierno y, como todo ser humano pueden equivocarse y efectivamente muchas veces se equivocan, tienen el poder casi absoluto de hacer valer su opinión e implantar sus ideas, equivocadas o no, gracias a su mayoría parlamentaria.

Es allí que vemos el peligro: una mayoría absoluta embriaga de poder a quien la posee, sea el partido que sea, tenga la ideología que tenga, no debería ser posible, porque indudablemente aleja las decisiones de gobierno de la posibilidad de oponerse, se pierde la posibilidad de control que tiene una oposición que actúe como fiel de la balanza de ideas, desvirtúa la democracia y lleva indefectiblemente a un cuasi totalitarismo.

 

  Alicia Silva Propiedades  Tacuarembó Hotel

Viseport     logo dini

                                                                                                                                                                                                      Logo America   logo sakura_tenebroso