¿El suministro de energía es un problema coyuntural?

•PDF••Imprimir••E-mail•

Escribe: Zelmar Lissardy

(http://eloficiodelaverdad.blogspot.com).

El gobierno de Uruguay adoptó medidas de ahorro energético. Dijo que de "coyuntura", pero éste es un problema que trasciende gobiernos. Lo único que cambia es que unos incentivan el consumo, y otros convocan a restringirlo. Una mirada en el tiempo es posible.

El gráfico de elaboración propia sobre datos del Banco Mundial, exhibe una comparación del consumo por habitante en kilowatt hora para Argentina, Brasil, Chile, y Uruguay, entre 1971 y 2009.

La Real Academia Española define coyuntura como "Combinación de factores y circunstancias que, para la decisión de un asunto importante, se presenta en una nación". Da la idea de algo temporal, que puede permanecer o ser corregido.

Los datos adjuntos muestran una realidad que ningún gobierno en Uruguay ha reconocido. Mirando el gráfico no hay dudas de cuál es el país con desarrollo industrial (Brasil línea superior). Y también que Chile y Uruguay tienen atada la evolución de su consumo al de Argentina (línea roja), cuyo gobierno acaba de reconocer la crisis por falta de inversión. El director de Energía de Uruguay hace años que mantiene el mismo discurso, en el que incluye la queja por la herencia recibida de los anteriores gobiernos. El gobierno actual, con personajes intercambiados, tienen siete años en el ejercicio del poder, pero sigue calificando de coyuntura problemas energéticos que son históricos.

¿Parece realmente este un problema de coyuntura? ¿Países gobernados sin proyecciones económicas realistas pueden dar el salto de calidad en materia energética? ¿Cuándo la coyuntura se convierte en permanente y hasta determinante?

COMENTARIO

Si la oferta de energía eléctrica aumenta pero el incremento no satisface una demanda interna, ese país puede vender a algún vecino ese excedente, o perderlo. No se acumula. Si ocurre esto es difícil que ese país mantenga una oferta superior a su demanda.

Esto indica que la oferta de energía eléctrica en la región generalmente corre detrás de la demanda. Es que nuestros gobernantes no son estadistas: capaces de gestionar pensando en 20 o 30 años adelante. Se entretienen en la coyuntura, porque esa estrategia tiene un retorno político (votos) inmediato. Uruguay no termina de consolidar su salto a algún proceso serio y sostenible de industrialización. La gran industria que ha llegado a su tierra viene del exterior aprovechando algunas condiciones específicas. No hubiese llegado Botnia, sin un plan de inversión forestal desde fines de los '80. Pero eso no es una política industrial, sino la generación de un producto financiero.

Lo que muestra es que Uruguay, pese a las promesas de revertir esta realidad, no ha encontrado en todos sus gobiernos desde el restablecimiento de la democracia (1985) una administración de estadistas. Por eso tenemos ese límite de consumo de energía eléctrica hora por habitante. Por eso seguimos pasando de restricciones a incentivos para gastar (como cuando UTE facilitaba la compra de aparatos eléctricos no hace mucho). Como la tortuga de aljibe vive atenta al golpe del balde, los uruguayos lo hacen a los golpes de la naturaleza: exceso de agua-sequía-exceso de agua-sequía-incentivos para gastar-restricciones.

(Por Electrón)

 

  Alicia Silva Propiedades  Tacuarembó Hotel

Viseport     logo dini

                                                                                                                                                                                                      Logo America   logo sakura_tenebroso

Logo Albernaz_color